viernes, 21 de septiembre de 2018

AMBIENTADOR DE SÁNDALO Y CALVICIE. ¿ESTAMOS ANTE EL PRIMER “CRECEPELOS” PARA LA ALOPECIA?

En las últimas 48 horas se ha difundido una noticia que ha dado la vuelta a los medios (ver LINK): la posible utilidad del aceite de sándalo (un producto utilizado en algunos ambientadores), como posible “primer crecepelos” para la alopecia. Los mails y llamadas de nuestros pacientes no se han hecho esperar y hemos tenido que explicarles detenidamente qué hay detrás de este llamativo titular.
Ejemplo de uno de los titulares exagerados
a irreales referentes a esta noticia. 

La conclusión: la posible utilidad del sándalo en alopecia androgénica se ha testado en un estudio “in vitro” (en laboratorio), pero aun queda mucha investigación para confirmar (o descartar) la utilidad real de este compuesto en pacientes con alopecia, y más aun no podemos hablar de “primer crecepelos” ya que a día de hoy existen múltiples terapias con efectividad demostrada en alopecia androgénica. Nuevamente, podemos observar cómo a raíz de un interesante estudio en laboratorio, se difunde un titular exagerado, incorrecto y que genera expectativas irreales en los pacientes.  


¿QUÉ ES EL ACEITE DE SÁNDALO?
El sándalo es una especie botánica originaria de la India, que se utiliza para múltiples fines, entre ellos dar aroma a ambientadores.


¿QUÉ ESTUDIO HACE REFERENCIA AL SÁNDALO Y LA ALOPECIA?
El artículo periodístico se basa en la publicación en la revista Nature Communications (ver LINK) del grupo de investigación del Dr. Ralf Paus, un prestigioso investigador básico en biología del folículo piloso y bien conocido por nosotros. En el estudio han demostrado que existen receptores olfativos (OR2AT4) en las células de la raíz folicular. Este receptor es común en la nariz y capta el olor de la madera del sándalo. En el estudio científico publicado por el Dr. Paus, además, testan en laboratorio si un extracto sintético de sándalo era capaz de influir en el crecimiento folicular y observaron cómo producía un incremento de la fase anágena (fase de crecimiento folicular).

 
Estudio científico publicado por el grupo de investigación del Dr. Paus


¿ES ENTONCES EL SÁNDALO EL PRIMER “CRECEPELOS”?
El estudio científico del Dr. Paus es un estudio interesante y con resultados prometedores para desarrollar nuevas líneas de tratamiento para alopecia androgénica en el futuro. Sin embargo, de este estudio no podemos concluir que se haya descubierto “el primer crecepelo efectivo según la ciencia”. En primer lugar, porque no se ha demostrado aun que el uso de sándalo sea efectivo para mejorar la densidad capilar en humanos (no sería la primera vez que un estudio prometedor realizado in vitro luego no tenga el mismo resultado en humanos en la práctica clínica real).

Además, si fuera efectivo, habría que ver el nivel de efectividad, es muy optimista decir que será un “crecepelos”. En segundo lugar, el titular da a entender que no existen a día de hoy tratamientos efectivos para mejorar la densidad capilar en alopecia androgénica cuando esto es completamente falso. Existe amplia evidencia científica (ver LINK) de la efectividad del minoxidil tópico, antiandrógenos orales y otras nuevas terapias (ver LINK) como el minoxidil oral a dosis bajas, antiandrógenos tópicos y en microinyecciones, agonistas tópicos de la vía Wnt, plasma rico en plaquetas, microneedling, láser de baja potencia, etc.



RESUMEN: SÁNDALO, UNA NUEVA LÍNEA DE INVESTIGACIÓN. PERO NO UN CRECEPELOS, Y MENOS “EL ÚNICO”.  
En resumen, aclarar a los lectores y los pacientes que, en efecto, se ha publicado un interesante estudio que abre una nueva línea de investigación, pero que no podemos concluir que sea aun efectivo en la práctica clínica real. Y que por supuesto, que si tienen un problema capilar, consulten con su médico, que les diagnosticará el problema y les recomendará alguno de los múltiples tratamientos efectivos a día de hoy.

**Si quieres ampliar información de esta noticia, puedes consulta el excelente artículo de nuestro compañero el Dr. David Saceda en su blog: LINK

**Artículo en #SaludSinBulos: LINK



Dermatólogo y Tricólogo del Hospital Universitario Ramón y Cajal y de la Clínica Grupo Pedro Jaén. Director de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar Reconstructivo del Hospital Ramón y Cajal. Director de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar de la Clínica Grupo Pedro Jaén. Miembro y coordinador electo del Grupo Español de Tricología. Miembro del Board de la European Hair Research Society.

Doctor en Medicina. Profesor Asociado de la Universidad de Alcalá. Máster en Dirección y Administración de Servicios Sanitarios.



Twitter: @SergioVanoG

**Para seguir al Dr. Sergio Vañó en FACEBOOK pincha AQUÍ



jueves, 30 de agosto de 2018

INJERTO CAPILAR EN MUJERES

La cirugía del trasplante de pelo o “injerto capilar” se ha puesto de moda en los últimos tiempos por el resultado tan natural que permite obtener en pacientes con alopecia androgénica. Suele asociarse a una cirugía estética en hombres, pero cada vez más mujeres nos consultan preguntando si es posible realizar en ellas un injerto capilar. Antes de responder a la cuestión, veamos en qué consiste esta cirugía. 

Resultado de un injerto capilar en una mujer con alopecia androgénica.
¿EN QUÉ CONSISTE UN INJERTO CAPILAR?
La cirugía de injerto capilar es una cirugía mínimamente invasiva que se realiza en quirófano, y consiste en extraer pelo de la zona de la nuca e implantarlo uno a uno en la zona de alopecia. Ese pelo trasplantado es más resistente a la alopecia y por ello tendrá siempre un grosor bueno (por ello se dice que el resultado del injerto capilar “es para siempre”). La técnica utilizada es la del microinjerto (“pelo a pelo”), para que el resultado sea totalmente natural, ya que antiguamente se trasplantaban grupos de folículos, y el resultado no era óptimo, teniendo el trasplante aspecto de “pelo de muñeca”. Sin embargo, hoy en día, al realizar el trasplante pelo a pelo, el resultado es tan natural que podemos decir que una vez que el/la paciente obtiene el resultado final, nadie podrá decir que ese resultado es por un trasplante capilar.

El trasplante capilar con microinjertos puede realizarse de 2 formas: rapando o sin rapar. La técnica “de rapar” el pelo es la llamada FUE (“Follicular Unit Extraction”), y la realizamos habitualmente en hombres que llevan el pelo muy corto. La técnica “para no rapar” el pelo es la técnica FUSS (técnica de la tira), que consiste en extraer una pequeña banda de piel con pelo de la nuca, esa piel con pelo se procesa y se aíslan las unidades foliculares aisladas, y luego se realiza la implantación folículo a folículo. Esta última técnica es la que habitualmente realizamos en mujeres, para evitar tener que raparles el pelo, y porque la cicatriz de la zona donante no es perceptible con el pelo largo de las mujeres. A nivel de resultados y recuperación, ambas técnicas son equivalentes.


EL DÍA DE LA CIRUGÍA
La cirugía se realiza en quirófano con anestesia local. En ocasiones, puede además aplicarse una sedación superficial por un anestesista. Ese día el/la paciente debe venir en ayunas, se realiza el diseño del trasplante y se pasa a quirófano. La extracción de la banda de piel de la zona de la nuca es rápida (unos 30-45 minutos); a continuación, se realizan las incisiones (los orificios donde se introduce el pelo) y la fase final es la implantación de los folículos. El proceso total suele durar entre 5-6 horas, pero es una cirugía confortable y poco dolorosa. No requiere ingreso hospitalario y el grado de seguridad médica es muy elevado.


Imagen de una intervención de injerto capilar a una mujer
durante una de las jornadas presenciales del Máster en
Tricología y Trasplante Capilar que impartimos en la Universidad de Alcalá.

EL POST-OPERATORIO
Los días posteriores a la cirugía las pacientes están físicamente bien, con pocas molestias, pero es importante “desaparecer” de los compromisos socio-laborales durante 7-10 días porque a nivel cosmético pueden notarse signos de la intervención.
Hasta las 48 horas de la cirugía no se recomienda lavar el pelo, y es normal que a los 2-3 días se pueda inflamar algo la frente y, a veces, los párpados. Este último efecto se produce porque la anestesia local que se pone durante la cirugía en la zona receptora no se reabsorbe suficientemente y por efecto de la gravedad baja a la frente o párpados. No tiene mayor importancia que la cosmética y se resuelve espontáneamente en 2-3 días. A partir de la semana las pacientes ya pueden realizar vida prácticamente normal, excepto deporte, que recomendamos esperar 14 días.


EVOLUCIÓN HASTA EL RESULTADO FINAL
Es muy importante conocer que después de un trasplante capilar, el resultado positivo no se empieza a apreciar hasta el quinto o sexto mes. De hecho, el efecto máximo suele verse al año. Ello es debido a que durante la cirugía de injerto capilar se implantan los folículos pilosos con su raíz folicular, que será la estructura que unos meses después comenzará a generar nuevamente el folículo piloso (es como si implantáramos una “semilla” que luego tarda un tiempo en crecer). Los primeros 2-3 meses de la cirugía puede producirse una caída parcial del pelo no trasplantado, fenómeno que llamamos “efluvio telógeno”; es debido al estrés que sufren los folículos no trasplantados durante la cirugía y se recupera espontáneamente a partir de las 12-16 semanas. Esta es la razón por la que algunas pacientes notan un discreto empeoramiento los primeros meses después de la cirugía, que se recupera en el cuarto o quinto mes y ya a partir de ese momento irá mejorando de forma exponencial hasta el año post-cirugía. Algunas mujeres incluso siguen notando mejoría hasta el año y medio o dos años tras la cirugía.


¿SE PUEDE REALIZAR UN INJERTO CAPILAR EN MUJERES?
Por supuesto que sí. Las mujeres pueden someterse a esta intervención con total garantía. Lo importante será la correcta selección de la paciente, ya que no todas son buenas candidatas a hacerse un injerto capilar.
Mejoría de una mujer con alopecia androgénica
realizando únicamente tratamiento médico
(sin cirugía)

Serán buenas candidatas las mujeres que tengan calidad de folículos en la zona donante, que tengan una alopecia localizada y que estén estabilizadas con el tratamiento médico. Este último punto es crucial, ya que antes de plantear una cirugía, es necesario realizar un adecuado diagnóstico y tratamiento médico de la alopecia de la paciente. No es infrecuente que veamos en la consulta a pacientes que acuden preguntando por un injerto capilar, pero que al asesorarles y realizar un adecuado tratamiento médico (con minoxidil o antiandrógenos, por ejemplo), consiguen tal mejoría que ya no requieren el trasplante capilar (ver figura). Y aunque de inicio consideremos que su alopecia requerirá seguramente una cirugía, es importante estabilizar primero la alopecia antes de lanzarse al trasplante ya que, si la paciente se somete a la intervención sin realizar tratamiento médico, con el paso del tiempo podrá empeorar ya que se irá perdiendo el pelo no trasplantado.

Mejoría de una mujer con alopecia androgénica al realizar un injerto capilar. 


PARTICULARIDADES DEL INJERTO CAPILAR EN MUJERES
En conclusión, podríamos decir que estos son los 10 aspectos más importantes a tener en cuenta cuando planteamos un injerto capilar en mujeres:

1.     No todas las mujeres son buenas candidatas para esta cirugía. Es importante seleccionar de forma adecuada a la paciente para obtener un resultado óptimo.
2.     La técnica idónea para intervenciones intermedias o grandes suele ser la técnica FUSS, para así evitar tener que rapar el pelo a la paciente.
3.     La cirugía es mínimamente invasiva, se realiza en quirófano con anestesia local y tiene una duración de entre 5-6 horas.
4.     El post-operatorio es muy llevadero, pero requiere unos cuidados especiales los días después de la cirugía: no lavar el pelo hasta las 48 horas y a partir de ahí lavarlo de forma especial durante una semana. Evitar peinados de la zona las primeras 48 horas. Se puede utilizar sombrero o gorro a partir de los 3-4 días. No aplicar tintes hasta 3 semanas después de la cirugía. Todo ello hace que recomendemos que las pacientes seleccionen para operarse una época en que luego puedan estar retiradas de sus actividades socio-laborales durante 7-10 días.
5.     Es normal que los primeros 2-3 meses de la cirugía la paciente note más caída de pelo, es un fenómeno transitorio y que se recuperará a partir del cuarto mes. Si esta caída produce que disminuya algo la densidad capilar, durante esos meses la paciente puede utilizar microfibras capilares como método de camuflaje de su alopecia.
6.     El resultado cosmético final del trasplante se obtiene a los 12 meses, pero a partir de los 6 meses ya se empieza a notar la mejoría.
7.     Es fundamental realizar un adecuado tratamiento médico antes de la intervención.
8.     Una vez que la paciente ya haya mejorado con la cirugía, será importante también mantener algún tratamiento médico de mantenimiento para que el proceso de alopecia no siga su curso natural en los folículos no trasplantados.
9.     No hay una época del año mejor que otra para operarse, se puede operar en cualquier estación. Si a nivel personal se elige el verano, se debe saber que no se podrá sumergir la cabeza de forma completa hasta los 10 días después de la cirugía y que los primeros 3-4 días se debe evitar la exposición solar continuada.
10.  En las mujeres es posible realizar el injerto capilar, además de en el cuero cabelludo, en otras zonas, como pueden ser las cejas. El injerto capilar de cejas tiene un resultado muy natural y permite mejorar la densidad capilar en pacientes con alopecia o en mujeres que tras depilaciones repetidas han perdido el pelo en esa zona.

*Si quieres conocer más del trasplante capilar:


Dermatólogo y Tricólogo del Hospital Universitario Ramón y Cajal y de la Clínica Grupo Pedro Jaén. Director de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar Reconstructivo del Hospital Ramón y Cajal. Director de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar de la Clínica Grupo Pedro Jaén. Miembro y coordinador electo del Grupo Español de Tricología. Miembro del Board de la European Hair Research Society.

Doctor en Medicina. Profesor Asociado de la Universidad de Alcalá. Máster en Dirección y Administración de Servicios Sanitarios.



Twitter: @SergioVanoG

**Para seguir al Dr. Sergio Vañó en FACEBOOK pincha AQUÍ