martes, 27 de diciembre de 2011

TERAPIA FOTODINÁMICA O IMIQUIMOD PARA EL TRATAMIENTO DEL CÁNCER DE PIEL

Se acaba de publicar en la revista Actas Dermosifiliográficas un artículo de revisión acerca de la comparación de dos de los modernos tratamientos para las lesiones precancerosas y el cáncer de piel: la terapia fotodinámica y el imiquimod. Ambas terapias pueden considerarse de elección para los carcinomas basocelulares superficiales.
RESUMEN:
La terapia fotodinámica (TFD) y el imiquimod son dos excelentes tratamientos utilizados frecuentemente en Dermatología para las queratosis actínicas, el carcinoma basocelular (CBC) o la enfermedad de Bowen. No existen suficientes estudios comparativos entre ellos para poder extraer buenas conclusiones sobre su eficacia, su tolerancia o sus efectos secundarios y para poder situar a un tratamiento por encima del otro en un tipo de lesión o paciente en concreto. Por otra parte, existen situaciones o indicaciones particulares como la queilitis actínica, los pacientes inmunodeprimidos o los CBC localizados en párpados donde estos dos tratamientos pueden considerarse inicialmente contraindicados; sin embargo, existe suficiente evidencia para poder utilizarlos.

Tratamiento de queratosis actínicas con TERAPIA FOTODINÁMICA.
-------------------------
Las conclusiones que se obtienen al revisar el empleo de TFD y de imiquimod en el CBC son, en primer lugar, que los dos tratamientos deberían considerarse de primera elección en los CBC superficiales en cuanto a eficacia. Se debería reservar la cirugía para casos refractarios a estos tratamientos, casos de localizaciones comprometidas, cuando se precise de un estudio histológico o atendiendo a la preferencia del paciente. Para la elección entre TFD e imiquimod en el CBC superficial, si se tienen en cuenta la comodidad del tratamiento, las preferencias del paciente y los resultados cosméticos la TFD aporta mayores ventajas y, por lo tanto, debe situarse por encima del imiquimod. En segundo lugar, ni la TFD ni el imiquimod superan en eficacia a la cirugía en el tratamiento del CBC nodular. Para los casos de CBC nodular donde la cirugía pueda ser una contraindicación la TFD se considera un tratamiento superior al imiquimod, según la Guía británica para el tratamiento del CBC y la ficha técnica de ambos productos. Por último, tanto la TFD como el imiquimod pueden ser alternativas atractivas en el tratamiento de CBC, tanto superficiales como nodulares localizados en los párpados y el área periocular en pacientes seleccionados.
FUENTE: ACTAS DERMOSIFILIOGRÁFICAS. C. Serra-Guillén, E. Nagore y C. Guillén

CONOCE MÁS ACERCA DE LA TERAPIA FOTODINÁMICA
La Terapia Fotodinámica consiste en una nueva forma de tratar la piel dañada por el sol y el cáncer de piel. Es una de las grandes aportaciones de la comunidad científica a la lucha contra el cáncer cutáneo, concretamente en el tratamiento de los epiteliomas basocelulares, enfermedad de Bowen y lesiones premalignas como las queratosis actínicas. Esta técnica mínimamente invasiva está desplazado a la cirugía en el tratamiento de cánceres cutáneos superficiales y lesiones premalignas.
Es una modalidad terapéutica basada en la aplicación de un fotosensibilizante, el cual es captado selectivamente en determinadas células o tejidos tumorales, de forma que al ser iluminadas con una luz y a la dosis adecuada, dichas células resultan destruidas sin apenas dejar cicatriz. Por tanto, se trata de una nueva herramienta para tratar el cáncer de piel con menores molestias para el paciente y con mejor resultado estético.
La técnica es sencilla. El día del tratamiento se retiran las costras de la lesión, se aplica la crema y se deja cubierta durante unas 3 horas. Durante este período el paciente puede regresar a su casa o trabajo. A su regreso se retira la crema y se procede a iluminar la zona a tratar durante aproximadamente 10 minutos. En la mayoría de los casos se requieren dos sesiones de tratamiento.
Durante la aplicación de la luz el paciente puede acusar picor, ardor, calor o dolor que se alivian con el uso de aire frío, agua fría en aerosol o algún anestésico de uso local. Después del tratamiento puede aparecer inflamación, costras y piel bronceada que mejorarán durante los días siguientes. La herida debe mantenerse cubierta durante 48 horas, ya que durante este período el área tratada es sensible a la luz. El paciente puede ducharse normalmente, debiendo mantener seca la herida.
La TFD muestra claras ventajas respecto a otras alternativas terapéuticas frente a la patología oncológica cutánea, como es la poca invasividad de la técnica, la alta selectividad terapéutica, el excelente resultado cosmético final, la gran seguridad y baja tasa de efectos adversos o la posibilidad de tratar múltiples lesiones simultáneamente.
Como efecto colateral “beneficioso” de la TFD se ha comprobado que puede producir un efecto rejuvenecedor de la piel. La reacción fotodinámica tiene un potente efecto antienvejecimiento sobre la piel, estimula la producción de colágeno, protege las células de los daños oxidativos externos y disminuye manchas, venas dilatadas y arrugas. De forma más reciente, se está utilizando esta técnica con fines cosméticos consiguiendo una piel de aspecto más rejuvenecido y mejorando la salud de la piel, ya que se eliminan al mismo tiempo las células ya dañadas por el sol, previniendo la aparición del cáncer de piel.
Las características de la TFD la hacen un procedimiento especialmente apropiado para personas en que la cirugía esté desaconsejada por su edad, enfermedades asociadas (cardiopatía, trastornos de la coagulación, etc.) o con múltiples tumores como es el caso de los pacientes trasplantados, dado que permite su tratamiento de forma menos agresiva.
El vertiginoso desarrollo de esta técnica en los últimos años nos ha permitido ofrecer a nuestros pacientes con cáncer cutáneo no melanoma una opción terapéutica alternativa a las clásicas cirugía, crioterapia o  imiquimod tópico.


Dr. Sergio Vañó Galván

Dermatólogo del Hospital Universitario Ramón y Cajal en Madrid. Dermatólogo en la Clínica Grupo de Dermatología Pedro Jaén.

Doctor en Medicina. Profesor Honorífico de la Universidad de Alcalá.
Máster en Dirección y Administración de Servicios Sanitarios.

http://www.sergiovano.com/

http://www.grupodedermatologia.es/

Twitter: @sergiovanog


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada